¡El año 2021 empezará con la lluvia de estrellas cuadrántidas!

manera posible... ¡acompañado de la lluvia de estrellas cuadrántidas! Como si de un pan bajo del brazo se tratase, el 2021 está dispuesto a concederte cientos de deseos.

Lluvia de estrellas
El año 2021 empezará con el pico máximo de la lluvia de estrellas cuadrántidas.

El año 2021 va a comenzar bastante frío, con posibles nevadas repartidas por todo el país, y astronómicamente también 'movidito', ya que la primera lluvia de meteoros está en marcha. Arrancó el 28 de diciembre y no acabará hasta el próximo 12 de enero.

¿De dónde provienen las cuadrántidas?

Las cuadrántidas estrenan el nuevo año. El descubrimiento del cometa causante de esta lluvia de estrellas es un foco de polémica. Ahora se atribuyen al asteroide 2003 EH1, cuyo nombre muestra el año de su avistamiento. Otras teorías, hablan de un posible descubrimiento por parte de astrónomos asiáticos hace aproximadamente 500 años, al que nombraron como cometa C\1490 Y1.

Todos los años sobre estas fechas, la Tierra 'choca' con los fragmentos y partículas sueltas del asteroide que, al entrar en contacto con nuestra atmósfera, se desintegran a velocidades de 41 kilómetros por segundo. Aunque son muchos los que conocen el cielo nocturno, otros no sabrán que las cuadrántidas parecen surgir de un único punto de origen, situado al norte de la constelación de Bootes (el Boyero) -antigua constelación de Quadrans Muralis- cerca de la cola de la Osa Mayor.

¿Qué se espera del 2021?

Según el Observatorio Astronómico Nacional, se prevé que la tasa de actividad se sitúe por encima de los 120 meteoros por hora, lo que la convierte en una de las lluvias de estrellas más activas del año. La máxima actividad de las cuadrántidas suele durar unas pocas horas, por lo que a pesar de su gran actividad, estos meteoros no se dejarán ver tan fácilmente.

La tasa de actividad se situará por encima de los 120 meteoros por hora, alcanzando la máxima cadencia entre los días 2 y 3 de enero.

Como todas las estrellas fugaces o los meteoros más comunes que observamos en el cielo, son partículas de unos milímetros a unos centímetros de tamaño, que se queman a 100 kilómetros de altura. El 2021 será un mal año para su observación. El pasado 30 de diciembre tuvo lugar el plenilunio, por lo que la máxima actividad tendrá lugar tres días después de la luna llena, durante el 2 y el 3 de enero.

Consejos para que no se nos 'escapen'

Cualquier lugar que proporcione un cielo oscuro es bueno para la observación: mirador, montaña o punto alejado de la ciudad. Es preferible ubicarse en un lugar con pocos obstáculos y no utilizar instrumentos ópticos que limiten nuestro campo de visión. Se recomienda llegar al lugar entre media hora y una hora antes de comenzar en serio la observación, así daremos tiempo a nuestra vista para que se acostumbre a la oscuridad.

Con las 'nuevas' restricciones, cada comunidad autónoma depende de su toque de queda para poder verlas fuera de casa y dada las fechas en las que ocurre, ir bien abrigado no está de más. En cualquier caso, conviene dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, en dirección opuesta a la posición de la Luna, si la observación se realiza antes de su ocaso.