tiempo.com

Septiembre, mes de tormentas y grandes diluvios: ¿también este año?

El mes de septiembre se caracteriza por un gran irregularidad, ya que puede convertirse en una prolongación del verano o que se vayan sucediendo los episodios de lluvias intensas. ¿Qué nos espera este año?

En septiembre se suelen producir aguaceros de gran intensidad en el litoral mediterráneo.

El mes de agosto se despode con aguaceros intensos en puntos de la vertiente mediterránea y en otras zonas del noreste peninsular. ¿Un aperitivo de lo que nos espera estas próximas semanas? Es difícil aventurarse con septiembre, un mes de transición entre el verano y el otoño, que se caracteriza por ser tremendamente irregular.

Septiembre, uno de los meses más lluviosos en buena parte del litoral mediterráneo

Climatológicamente, el otoño comienza el 1 de septiembre. Por estas fechas la atmósfera empieza a mostrarse más dinámica, aunque esto no siempre es así. En algunas comunidades mediterráneas es un período determinante para el balance pluviométrico anual, ya que en la franja comprendida entre la Región de Murcia y Cataluña es al menos uno de los 3 meses más lluviosos del año, e incluso en ciertos puntos se acumula casi el 25% de la precipitación anual, basándonos en el promedio del período de 1981-2010, aunque no resulta adecuado basarse en medias en estas semanas.

Las precipitaciones suelen ser muy irregulares, con diferencias importantes en zonas próximas entre sí. Son frecuentes los aguaceros locales y de carácter torrencial en la vertiente mediterránea

Las precipitaciones de septiembre suelen ser muy irregulares, con tormentas que pueden dejar granizadas catastróficas o diluvios que se concentran especialmente en el litoral mediterráneo, con diferencias enormes en distancias muy cortas. Además, apenas son necesarias unas horas de inestabilidad para que los acumulados de lluvia sean muy importantes. No obstante, puede comportarse como un mes veraniego, o romper abruptamente la "monotonía" estival. Un ejemplo de ello lo encontramos en el célebre refrán que señala que "septiembre o seca las fuente o se lleva los puentes".

Septiembre de 2021, más cálido de lo normal en buena parte del país

De acuerdo con las previsiones de nuestro organismo de referencia, el ECMWF, durante la primera semana de septiembre las altas presiones se centrarán en las Islas Británicas, predominando los vientos de levante e inestabilidad en altura llegando desde el Atlántico. Las temperaturas serán hasta 1 ºC más bajas de lo normal en las islas orientales de Canarias, oeste de Extremadura y Golfo de Cádiz. En cambio, en el sureste peninsular, Cordillera Cantábrica, valles del Esla y Pisuerga y en el interior norte de Galicia, podrían ser de 1 a 3 ºC más altas respecto al promedio. En el resto, no se aprecian anomalías significativas.

Con la circulación atmosférica prevista, las temperaturas serían más altas de lo normal en el centro y sur de la Península, Baleares y en las ciudades autonónomas de Ceuta y Melilla.

Según el ECMWF, durante el resto del mes la corriente en chorro presentaría pocas ondulaciones, con borrascas circulando por el entorno de las Británicas y las altas presiones imponíendose desde el sur. Las temperaturas se situarían de 1 a 3 ºC por encima de la media en el litoral catalán, sur de la Comunidad Valenciana, Baleares, Región de Murcia, buena parte de Andalucía, y en el sur y este de Castilla-La Mancha. En las demas comunidades rondarían los valores normales para las fechas.

Las lluvias tenderían a concentrarse en la mitad norte

En lo que respecta a las precipitaciones, la primera semana será más húmeda de lo normal en el Golfo de Valencia, Cataluña, Aragón, La Rioja, Navarra y en Castilla y León. La otra cara de la moneda la encontraremos en Baleares, extremo sur y Ceuta y Melilla, donde se espera un inicio de septiembre más bien seco.

Con circulación de borrascas por las Británicas, las lluvias serían más abundantes de lo normal en el extremo norte, y escasas en el sur.

En el resto del mes, con una circulación zonal (ponientes) en latitudes altas, las lluvias serían más cuantiosas respecto al promedio en Galicia y en los litorales del País Vasco, Cantabria y Asturias. En cambio, en prácticamente todo el centro y sur peninsular, Ceuta, Melilla, Baleares y en el oeste de Canarias las precipitaciones estarían por debajo de la media.

¿Nos visitará alguna gota fría o DANA?

Por tanto, según estas previsiones en esta ocasión a priori no habría muchas posibilidades de una situación de lluvias torrenciales similares a las del 2019, asociadas al descuelgue de gotas frías o DANAs coincidiendo con la entrada de levante de gran recorrido marítimo, aunque ello no quiere decir que no se puedan producir episodios de inestabilidad, ya que la atmósfera suele ser más dinámica, con cambios bruscos y repentinos. Es importante recordar que aunque el Mediterráneo esté a 28 ºC, sin inestabilidad en altura y otros factores no puede generarse una situación de lluvias torrenciales o catastróficas.

Para que se generen lluvias torrenciales no basta que el mar esté caliente. Es fundamental la presencia de aire frío en altura y vientos de levante de gran recorrido marítimo, entre otros factores

En cambio, con tanta energía acumulada tanto en la superficie terrestre como en el mar, con cualquier pequeña ondulación o descuelgue de aire frío es relativamente sencillo que se produzcan aguaceros de gran intensidad, pero de carácter más bien localizados. No sería la primera vez que en septiembre nos lleváramos una sorpresa.