Tiempo desapacible este puente en España con un final borrascoso

Se avecina un puente de tiempo inseguro debido a las precipitaciones intermitentes, muchas en forma de nieve aunque siempre en zonas de montaña. Detallamos dónde y cuándo lloverá o nevará en el día de la Constitución y de la Inmaculada.

Las nevadas volverán a ser protagonistas en nuestras montañas este puente.

El fin de semana pasado y el primer día de la actual se caracterizaron por numerosas heladas en el norte (mínimas por debajo de los diez bajo cero en los Pirineos), la lluvia y también la nieve en numerosas comarcas de la mitad septentrional, no solo en los sistemas montañosos. Ayer las lluvias se extendieron a la zona centro y continuó el predominio de cielos despejados en el sur, así como los vientos fuertes en las regiones de la vertiente mediterránea peninsular, sobre todo, y el archipiélago balear.

Asimismo, llovió con cierta intensidad en las islas occidentales de Canarias, lo cual no fue una circunstancia en absoluto beneficiosa para La Palma, dada la enorme acumulación de ceniza en las zonas altas de los edificios a consecuencia del volcán.

Predominio de lluvias en las vísperas del puente

Hoy, en gran parte de la mitad norte y en Baleares la jornada será lluviosa pudiendo alcanzar las precipitaciones al centro y a parte de la mitad sur. Las precipitaciones serán intensas en la vertiente cantábrica y en los Pirineos; poco probables en Andalucía y no llegarán a la mitad sur de las regiones mediterráneas de la Península. En Canarias cabe la posibilidad de precipitaciones débiles en el norte de las islas mayores. Un día más nevará en los sistemas montañosos y habrá un descenso generalizado de las temperaturas máximas.

Mañana y el sábado se registrarán precipitaciones en el tercio norte y también, pero de menor intensidad, en el resto de las regiones de la mitad septentrional. Estará poco nuboso de la mitad sur. En Baleares y en Canarias existirá la posibilidad de algún chubasco aislado. Seguirá nevando en las cordilleras del centro y, sobre todo, del norte.

Las temperaturas diurnas ascenderán de forma ligera. Predominarán los vientos del noroeste con rachas fuertes en Galicia, los Pirineos, el Ampurdán y Baleares. Alisios fuertes en Canarias.

El domingo habrá una nueva invasión de aire polar

Este domingo, la probable entrada de una masa de aire frío y húmedo del norte intensificará las precipitaciones en las regiones cantábricas y en los Pirineos. Serán de menor cuantía en el resto de la mitad septentrional y el Sistema Central. Igualmente, habrá posibilidad de algún chubasco, ocasionalmente tormentoso, en Baleares. Tampoco se puede descartar alguna precipitación en las zonas montañosas del sudeste y en el norte de Tenerife o Gran Canaria. Se producirán nevadas importantes en la Cordillera Cantábrica y los Pirineos. También nevará en los Sistemas Ibérico y Central, y débilmente en las montañas del sudeste.

Para el domingo se prevén nevadas notables en las sierras de la mitad norte peninsular.

Las temperaturas descenderán de forma generalizada, más acusada en el norte. Habrá un claro predominio de los vientos del norte y del noroeste en la Península y en Baleares; alisios en Canarias.

Tiempo revuelto en los días de la Constitución y de la Inmaculada

El lunes, día de la Constitución, un frente se irá aproximando al noroeste peninsular dando lugar a precipitaciones en el tercio superior, la Cordillera Ibérica y el Sistema Central. Aunque menos intensas que las del domingo, seguirán siendo persistentes en el Cantábrico y los Pirineos. Existirá probabilidad de algunos chubascos en Baleares y las zonas montañosas del sureste peninsular, y continuará nevando en los sistemas montañosos. Las temperaturas tendrán a subir ligeramente y soplarán vientos del oeste y del noroeste. Alisios en Canarias.

Martes y miércoles, día de la Inmaculada, aún están lejos y las circunstancias pueden cambiar, pero en lo que parece más probable actualmente es que aparecerán nuevas borrascas atlánticas y varios frentes cruzarán la Península, teniendo especial incidencia en las regiones de las vertientes atlántica y cantábrica, en las que en ese caso se producirían lluvias generalizadas.