StoreWindows10

Los rayos más mortíferos de la historia

Los rayos son uno de los meteoros más temidos del planeta. No debes temer su impacto, salvo que te expongas demasiado, pero en ocasiones ocurren trágicas coincidencias que acaban en tragedia. 

Juan José Villena Juan José Villena 14 Ago 2017 - 18:00 UTC
Rayos más mortíferos
En 1994 la caída de un rayo acabó con la vida de 469 personas en Egipto.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) cuenta desde hace unas semanas con un archivo de eventos severos específicos y su incidencia en la población. En este glosario se pueden consultar los fenómenos más mortíferos de la historia reciente, ¡como los perpetrados por los rayos! Es difícil que un relámpago te golpee. En España, según el libro “Preguntas al aire” de nuestro colaborador José Miguel Viñas, mueren entre 10 y 15 personas al año. Sin embargo, hay cruentas casualidades o imprudencias, que pueden desembocar en catástrofe.

Algo así sucedió el 2 de noviembre de 1994 en Dronka, Egipto. Ese día deparó las tormentas más intensas del siglo XX a orillas del Nilo. Las lluvias fueron torrenciales y los rayos, que se descolgaban de los cumulonimbos con especial virulencia, generaron numerosos desperfectos y un dramático siniestro. A las seis de la mañana –hora local- uno de los relámpagos impactó en un depósito militar de combustible de Dronka y el cortocircuito, provocado por la descarga, incendió las tuberías de crudo que atravesaban la localidad.

Muchísimos vecinos no tuvieron tiempo de huir de sus casas. Las calles se convirtieron en ríos de lodo y combustible ardiendo que abrasó barrios completos guiado por la crecida. Al menos 200 viviendas de este pueblo, de cerca de 20.000 habitantes, fueron deflagradas por el dramático y fortuito incidente. Al final se llegaron a contabilizar, según la OMM, 469 fallecidos.

La Corporación Egipcia del Petróleo, que gestionaba el depósito, poco después del suceso corroboró la presencia de tres tanques con cerca de 15.000 toneladas de combustible. El petróleo era utilizado para el repostaje de aeronaves y vehículos.

¿Y por impacto directo?

La OMM ha determinado que el mayor número de víctimas mortales causadas directamente por un rayo es de 21 de personas. El 23 de diciembre de 1975 un relámpago cayó sobre una choza en tierras tribales, en fideicomiso de Manica (Rhodonesia Oriental) y actual Zimbawe,  donde se reunían las víctimas. Casi el 90% de los edificios del África Subsahariana, especialmente las viviendas, carece de pararrayos, lo que deja a familias enteras, escolares y trabajadores en situación de vulnerabilidad permanente. Las escuelas y los hogares están construidas en adobe, con el tejado de paja o chapa sujeto por piedras.

Publicidad