tiempo.com

Base de datos de rayos y ciclones tropicales

¿Quieres ver los rayos asociados al huracán Irma o de Ophelia de 2017 en las cercanías de la Península? Existe una base de datos que te suministra parte de dicha información.

Ophelia
Evolución de las descargas dentro de un radio de 1000 km del centro de Ophelia y la evolución de la presión en superficie.

Hace tiempo se pensaba que los ciclones tropicales llevaban asociados muy pocos rayos. Las redes de detección de descargas eran nacionales o locales, y abarcaban pocas zonas marítimas cercanas a la costa. Posteriormente comenzaron a detectarse más rayos cercanos a los ciclones tropicales, sobre todo cuando se desarrollaron algunas de las redes globales, pero su precisión y resolución espacial eran deficientes. 

Hoy en día se disponen de redes globales de detección de rayos de varios tipos e información de satélite a nivel global, gracias a la cobertura que ofrecen los satélites meteorológicos geoestacionarios y polares. Era cuestión de tiempo disponer de una base de datos recientes de rayos y satélites asociados a los ciclones tropicales de todo el mundo. Pero no solo eso, el nuevo satélite geoestacionario GOES-16 dispone de un sensor capaz de monitorizar las descargas eléctricas en la zona de su cobertura.

Rayos y tornados en los ciclones

Aunque los vientos racheados intensos, las precipitaciones y la marejada ciclónica son los principales actores adversos en superficie de los ciclones tropicales (huracanes, tifones, tormentas tropicales, etc.) desde el punto de vista meteorológico, hay otros elementos que deben ser tenidos en cuenta dentro de estos sistemas. Por ejemplo, en EE.UU. y en otros lugares del mundo se han observado tornados con la llegada e impacto en tierra de un ciclón tropical o de sus restos activos. No llegan a ser de máxima categoría en la escala de tornados pero sus daños se unen a los vientos intensos del ciclón tropical. 

Por ejemplo, en EE.UU. y en otros lugares del mundo se han observado tornados con la llegada e impacto en tierra de un ciclón tropical o de sus restos activos.

Es un hecho notorio que la convección es parte muy importante y consustancial en los ciclones tropicales y subtropicales. En muchas ocasiones los torreones convectivos en su seno suelen alcanzar topes muy fríos y generar partículas sólidas que a su vez fomentan la aparición de rayos y descargas entre nubes dentro del ciclón. Los efectos en superficie son menores que los generados, por ejemplo, por las grandes tormentas en periodos cálidos sobre tierra, en número e intensidad. La gran cantidad de precipitación que se registra en superficie asociada a los ciclones tropicales hace que los efectos de los rayos sean menores que los asociados a las tormentas secas en periodos cálidos y potencialmente generadores de incendios.  

Por estos, y otros motivos, los rayos y las descargas en los ciclones tropicales han tenido un papel secundario en el estudio y caracterización de estos sistemas tan adversos. Poco a poco sus datos se han ido introduciendo en el estudio, la caracterización y la vigilancia de estas y otras estructuras tropicales. 

Imagen satelital del Naval Research Lab junto con los rayos (círculos negros) centrados en +/- 15 minutos de la imagen de satélite.

La base global de datos de rayos y ciclones tropicales

Esta base de datos utiliza la información de rayos de la red mundial de descargas WWLLN (World Wide Lightning Location Network -más detalles-) y los datos satelitales de los ciclones tropicales de todas las cuencas oceánicas. Su extensión y amplitud están limitadas a años recientes. 

A fecha de 26 de diciembre de 2017, hay datos de 780 ciclones tropicales que van desde el 13 de noviembre de 2009 hasta el 26 de diciembre de 2017. En 2009 había una cuenca con 6 ciclones tropicales. A fecha de 2017 hay cinco cuencas oceánicas, incluida la cuenca atlántica con su recién estación terminada de huracanes de 2017.

Si deseas consultar dicha base global de datos puedes hacerlo aquí. Todas las imágenes han sido tomadas de wwlln.net