Mayo de 2019, un mes de extremos

En la provincia de Huelva el mercurio llegó a rondar los 39 ºC, el observatorio de La Coruña aeropuerto ha superado su máxima absoluta histórica y en la provincia de Guipúzcoa se registraron 175 litros por metro cuadrado en dos días.

Fernando Llorente Fernando Llorente 04 Jun 2019 - 07:35 UTC
Tiempo
Mayo ha dejado días de playa, precipitaciones inexistentes en el sur peninsular e inundaciones en el norte. ¡Mes de extremos!

Este mes de mayo lo vamos a recordar por sus extremos, y no solo por los records que se han batido, como el de temperatura máxima histórica más alta en el observatorio de La Coruña aeropuerto, con 33,6 ºC el día 31. Los extremos nos han llevado a precipitaciones casi nulas en el centro y sur peninsulares, a las inundaciones en el País Vasco o a los calores del verano, aún estando en un mes primaveral, junto con nevadas de consideración en la cordillera Cantábrica y en Los Pirineos.

Temperaturas muy altas, con alguna excepción

Tanto las máximas como las mínimas han sido superiores a lo normal en la mayoría de las regiones, principalmente en dos períodos muy determinados, entre las jornadas del 10 al 15 y los últimos cuatro días del mes.

Los valores nocturnos se podrían considerar normales solo en el extremo más septentrional peninsular, siendo mucho más altos en el resto del país, sobre todo en las provincias de Córdoba y Sevilla. Las heladas se han producido en zonas de montaña y muy aisladas en la meseta norte, destacando los valores que se alcanzaron el día 4, con mínimas de -2,9 ºC en Cuéllar (Segovia) y el 19 con -2.6 ºC en Puebla de Sanabria (Zamora).

Las máximas fueron más altas de lo habitual de forma generalizada, salvo zonas puntuales del País Vasco, Navarra y norte de Aragón, donde podrían ser consideradas como normales. Los valores más elevados se han registrado en el interior de Galicia y en los valles del Guadiana y del Guadalquivir. El valor más elevado registrado en este mes, como ya sucediera en abril, se ha producido en el observatorio de El Granado, provincia de Huelva, con 38,5 ºC el día 31. También hay que mencionar los 36,6 ºC que se alcanzaron esa misma jornada en el observatorio de Ourense.

Precipitaciones mayormente escasas

Nuevamente las altas presiones han impedido la circulación de los frentes y las borrascas por nuestras latitudes, provocando que este último mes, con opciones de precipitaciones generalizadas antes del estío, haya sido muy escaso en el aporte pluviométrico, ya que, con la excepción del extremo más septentrional de la Península, las lluvias han sido prácticamente nulas.

Está claro que el momento más importante de precipitaciones se produjo con la llegada de un potente frente nuboso, acompañado de aire muy frío en altura, que inició su penetración por el noroeste de la Península el día 16. En su trayectoria hacia el Mediterráneo provocó lluvias muy intensas entre el 17 y el 19, sobre todo en el País Vasco y en Navarra, principalmente en la zona costera de Guipúzcoa y del Pirineo navarro, donde se superaron los 150 l/m2, destacando los 175 l/m2 en San Sebastián aeropuerto.

El porcentaje de la precipitación normal en mayo, en conjunto, ha sido muy inferior a la media en la mayoría de las regiones y solo con valores normales en zonas del extremo norte peninsular.

Consideraciones finales

Si al aumento de las horas de sol con su mayor poder calorífico, unimos la escasez de precipitaciones y los muchos días en los que el viento ha soplado con velocidades superiores a los 30 km/h, hace que la evaporación, en su conjunto, haya sido superior a lo normal, provocando un descenso del agua embalsada. Ahora se sitúa un 13% por debajo de la media de los últimos 10 años en el agua embalsada en España y ya estamos a las puertas del estío, y del cese de las lluvias en la mayoría de las regiones.

Publicidad