La Palma vuelve a entrar en erupción 50 años después

El volcán Cumbre Vieja ha entrado en erupción este domingo alrededor de las tres de la tarde, tras más de una semana con una alta actividad sísmica y justo cuando se cumplen 50 años de la última erupción en la isla.

Lava La Palma
La lava cruzando ayer una de las carreteras que lindan con la zona de la erupción en Las Manchas, La Palma.

El pasado 26 de octubre de 1971 tuvo lugar la última erupción volcánica registrada en España en "tierra firme" -porque en 2011 hubo otra submarina en El Hierro-, concretamente en el Volcán Teneguía, al suroeste de la isla de La Palma. En aquella ocasión la isla sufrió un violento proceso de expulsión magmática que duró 10 días consecutivos.

En este caso la isla bonita ha querido volver a ser la protagonista, y tras diez enjambres sísmicos experimentados durante los últimos años en el volcán Cumbre Vieja, este último ha desencadenado el desenlace que tanto temíamos, una erupción volcánica.

Proceso eruptivo

La actividad sísmica en Cumbre Vieja comenzó el pasado sábado 11 de septiembre a profundidades entre los 9 y 10 kilómetros. Durante el transcurso de la semana la magnitud y el numero de seísmos iba aumentando a la vez que disminuía la profundidad de los temblores. Los expertos comunicaban que se había empezado un proceso de reactivación magmática y auguraban seísmos más intensos, no descartando una posible erupción.

Los seísmos más intensos llegaron, y lo hicieron por todo lo alto. Ayer, domingo, se registró el terremoto más intenso desde el inicio de la serie con magnitud 3,8 (hay 7 niveles en la escala) y una profundidad de apenas 2 kilómetros. Fue ampliamente sentido en la isla. Hasta el instante en el que comenzó la erupción y desde el inicio de la serie, se han detectado 1360 terremotos, de los cuales 327 pertenecen a horas antes de la explosión. La mayoría de estos temblores tenían magnitud 3 y profundidades menores a los 9 km.

A su vez, la deformación vertical máxima acumulada había también aumentado durante el fin de semana, llegándose a registrar un abombamiento de hasta 15 centímetros (5 centímetros de sábado a domingo) en la zona cercana a la sismicidad. Tras estos indicadores en el último boletín, los expertos confirmaban que el volcán se encontraba en proceso pre-eruptivo con alta probabilidad que culmine en erupción y con una evolución rápida a corto plazo.

El domingo apenas pasadas las tres de la tarde en el barrio de Las Manchas, en el municipio de El Paso, se sintió un pequeño terremoto que precedió una gran explosión a la que le siguió una enorme columna de humo y piroclastos. Había llegado el momento, el volcán comenzaba a escupir lava. Según comentan los expertos, se trata de una erupción fisural originada a lo largo de una rotura en la corteza terrestre. El volumen de magma asciende a la superficie y genera pequeños conos volcánicos que se alinean según la fisura. Dicha fisura, en realidad, refleja el dique que hay debajo alimentando la erupción. Actualmente se observan ocho bocas eruptivas.

Una vez registrada la erupción, el director del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias actualizó este domingo a las 17:00 horas el nivel 2 de emergencia y activó el semáforo rojo, evacuando a la población de la zona. Hasta el momento se calcula que se han evacuado entre 5.000 y 10.000 personas, y aunque algunas viviendas han sido devoradas por la lava no hay daños personales.