tiempo.com

Consejos para ahorrar energía este invierno sin tener que cambiar de casa

Nos están avisando, casi amenazando, con el invierno tan duro que nos espera en cuanto a la crisis energética. Parece que no queda otra que disminuir el consumo energético también en casa. ¿Qué podemos hacer?

el ahorro de energía
Antes de las amenazas del invierno que nos espera, tenemos cambiar de hábitos (porque la gran mayoría no podemos cambiar de casa)

Ante las tremendas amenazas sobre la situación del próximo invierno, me asusto y trato de cambiarme de casa a una más eficiente energéticamente. Para sorpresa de nadie, no he podido, así que me quedo con la opción de cambiar algunos hábitos de consumo. Aquí va la lista que he hecho para intentar disminuir el consumo energético, por la guerra, por el medioambiente… y por mi bolsillo.

Aislar la casa

Lo primero que proponen los que saben es aislar la vivienda correctamente, así que he buscado fugas de aire en cada rincón de la casa. He encontrado dos sitios críticos: las ventanas y la puerta de entrada . Las ventanas con rotura de puente térmico son la mejor opción, pero si no puedes cambiarlas por ahora... hay que evitar que entre el frío.

Las ventanas y las puertas de entrada son puntos críticos de fugas de aire.

Para reducir esas filtraciones, compro unas bandas de silicona (hay de otros materiales) o burletes que son bastante económicos y se colocan en los bordes de las estructuras de las ventanas y debajo de todas las puertas.

Las persianas

    En verano las bajamos para que no entre el calor, pero les prestamos menos atención en invierno. Debemos dejarlas levantadas durante las horas centrales del día y bajarlas cuando apriete el frío. Hay que seguir ventilando, con 10 minutos será suficiente.

    Lavadora y lavavajillas

    Un porcentaje nada desdeñable (en torno a un 12%) de la factura mensual de energía se la llevan la lavadora y lavavajillas. Entre las propuestas menos dramáticas está la de no usar programa de prelavado, usar programas cortos y bajar la temperatura de lavado.

    Usando jabón líquido y si no hay manchas demasiado importantes, no hay problema. El lavavajillas tiene la opción ECO, que tarda más, pero gasta casi un 16% menos que las opciones no ECO.

    ¿Quién limpia a los que limpian? Es importante que estén limpios, tener los filtros obstruidos nos hace perder energía (y limpiarán peor).

    lavavajillas
    La lavadora y el lavavajillas gastan mucha energía. Programas cortos y en frío contribuyen a un menor gasto

    Hace mucho tiempo que ya optimizaba el espacio tanto en el lavavajillas como poniendo la lavadora con bastante carga, antes ya nos preocupábamos por el gasto de agua. Entre las opciones más dramáticas estaría el comprar electrodomésticos con etiqueta energética A++ o A+++.

    La nevera

      Es más eficiente si colocamos las cosas correctamente, dejando espacio entre alimentos para que circule el aire. Pequeños gestos como pensar qué vamos a llevarnos de la nunca evitará que abramos la puerta demasiadas veces. Ya que lo abres, comprueba que las gomas cierran correctamente.

      No la podemos apagar, así que al menos no la cargamos hasta los topes , aumentaremos el consumo (y el desperdicio alimentario).

      Normalmente vienen programados, pero revisa a qué temperatura está, cada grado cuenta, entre 3 ºC y 5 ºC en la nevera y entre -15ºC y -18 ºC el congelador será suficiente. A veces no hay opción, pero es mejor que no esté justo al lado del horno. Evita la acumulación de escarcha y revisemos que la parte trasera está ventilada y sin polvo.

      Radiadores

        Ya es tarde para poner suelo radiante, que es el sistema más eficiente, así que nos centraremos en los radiadores. Los he purgado, he revisado que no hay ningún mueble que los tape y he verificado que llevo al día el mantenimiento de la caldera. Siempre me ha quedado la duda de si se gasta menos apagando la calefacción cuando no estoy en casa o la deja a una temperatura constante. Os cuento la respuesta del técnico:

        No es una diferencia importante, porque si la mantienes constante va a encenderse muchas veces, con lo que gastas electricidad y si las apagas, gastarás más gas hasta que llegue a la temperatura adecuada. Si es posible, prográmalo. Eso sí, te recomiendo un termostato digital y no de ruedecita. La diferencia entre un grado más o menos puede ser del 7% del consumo.

          Ahí lo dejo.

          Remarca que la temperatura puede estar entre 19 ºC y 22 ºC durante el día , aunque por la noche puede bajar hasta los 17 ºC. (Nota mental: comprar alguna manta)

          termostato
          Un termostato digital y la temperatura entre 19ºC y 21ºC nos ayudará a ahorrar

          Aparatos enchufados sin uso

            Todo lo que queda en “stand by” practica un “consumo silencioso”, me lo aplico para la tele y los cargadores. Desenchufarlo directamente puede hacernos ahorrar 52 euros al año, que no es mucho, pero, eh, no es poco.

            Las bombillas

              Salvo que tengas acciones en alguna empresa energética, dejar las luces encendidas sin necesidad es un gasto absurdo (esto nos lo llevan diciendo nuestros padres desde siempre y sí, seguiremos diciéndoselo a nuestros hijos).

              He revisado si aún me queda alguna bombilla clásica o halógena que no haya cambiado por LED. Incluso nosotros utilizamos más las lámparas que tienen control de intensidad. Eso sí, reviso los halógenos ECO del baño y nos plantearemos el cambio a LED.

              factura
              Seremos afortunados si tenemos a alguien que nos ayude con la factura y tarifa.

                La factura de la luz y gas es un lío, necesitamos a profesionales de confianza que no sólo nos enseñen a comprender la factura sino a aconsejarnos convenientes son las tarifas que realmente necesitamos. No es fácil encontrarlo, pero si tienes a alguien cerca que sea independiente y que sepa del tema, serás afortunado.

                PD: Yo tengo a MªJesús del Río @Dictatriz, a la que le agradezco la revisión del artículo y su ayuda buscando compañía eléctrica. Os trascribo literalmente esto, que es oro:

                El comparador de la CNMC vuelve a funcionar, es la opción más fácil para cualquier consumidor.

                https://comparador.cnmc.gob.es/

                En la factura de la luz viene un QR o un enlace que te lleva directamente al comparador con tus datos de consumo ya cumplimentados. Hay que tener en cuenta que no incluye el precio de compensación del gas excepto en el caso del PVPC, pero al ir a hacer la simulación te dice cuál es el importe aproximado de este para el PVPC y ese será el que haya que sumar a todas para tener un valor más cercano a la realidad.

                Por su parte, para gas la tarifa más económica es la TUR (Tarifa de Último Recurso), que es la tarifa regulada, puede llegar a ser hasta 3 veces más barata que las de mercado libre. Y si no, siempre podremos recurrir al comparador de la CNMC y comprobarlo.


                Ah, importante: las tarifas sin servicios extra (innecesarios) y sin permanencia son más guapas.


                Os lo dije: oro.