'Y la noche se hizo día', arranca agosto con tormentas fuertes

Las primeras horas de agosto han deparado tormentas fuertes, puntualmente con granizo, en el Cantábrico oriental y el Alto Ebro. En La Rioja algunas carreteras presentan problemas de circulación.

Juan José Villena Juan José Villena 01 Ago 2019 - 08:45 UTC

El mes de agosto ha empezado con tormentas intensas en el Cantábrico oriental y Alto Ebro. Desde la medianoche la AEMET ha registrado cerca de 5000 rayos que, entre lluvias fuertes e incluso granizadas, han dejado una madrugada de insomnio en el noreste de Castilla y León, La Rioja y el País Vasco. Algunos observatorios de estas comunidades hoy acumulan entre 30 y 50 litros por metro cuadrado; en Ordizia, provincia de Guipúzcoa, el pluviómetro a las ocho de la mañana marcaba 49.8 l/m2.

La Agencia Vasca de Meteorología (Euskalmet) se ha mostrado especialmente activa en las últimas horas siguiendo el episodio. A las cinco y media Euskalmet ha lanzado un tweet advirtiendo de la virulencia de las tormentas, que en menos de dos horas habían dejado más de 4000 rayos. Poco después los núcleos tormentosos han descargado chaparrones fuertes en el País Vasco, de hasta 25.7 l/m2 en una hora en el concejo de Etura, Álava.

Según el producto ECHOTOP (tope de ecos) de la AEMET, a las seis de la mañana los cumulonimbos han llegado a alcanzar -al menos- los 14 kilómetros de altura en La Rioja, que representan ya una convección profunda. Bajo estas nubes los aguaceros han ganado intensidad, obstaculizando la circulación en algunas carreteras riojanas debido a la aparición de balsas de agua (N-124 y N-126). En la zona de la Sonsierra el chubasco tormentoso ha ido acompañado por granizo “de varios centímetros”, tal y como ha mostrado el diario La Rioja.

Estas tormentas han crecido debido a la llegada de un embolsamiento de aire frío al noroeste peninsular. El Cantábrico oriental y el Alto Ebro han quedado en su zona delantera, la más activa debido a la convergencia de vientos en altura. En las próximas horas esa pequeña depresión se desplazará rápidamente hacia el noreste y la inestabilidad decrecerá. Esta tarde el modelo ECMWF aún prevé chubascos intensos más locales en La Rioja y el Pirineo de Huesca, aunque de cara a la noche tenderán a remitir. Se avecina un fin de semana estable y caluroso.

Publicidad