El verano climatológico llega a su fin: ¿cuál es el tiempo típico?

Se acerca el final del verano y el tiempo meteorológico va dando cada vez más muestras de ello. Las tormentas de estos días y la tendencia a la baja de las temperaturas, aunque sigue el intenso calor por muchas zonas, son los primeros síntomas de la transición entre el verano y el otoño.

Las tormentas que estamos teniendo estos días, acompañadas de un descenso de las temperaturas que se ha ido notando progresivamente con el avance de la semana, son signos claros de la época del año en la que nos encontramos. Aunque la variabilidad meteorológica puede dar lugar a tipos de tiempo muy distintos a finales de agosto, el comportamiento meteorológico de estos días en España se ajusta bastante bien al que cabe esperar.

A lo largo del mes de agosto va disminuyendo la cantidad de radiación solar que incide en el hemisferio norte de la Tierra, comenzándose a acumular cada vez más aire frío en el casquete polar, lo que da lugar a los primeros desalojos en latitudes medias, favoreciendo la actividad tormentosa. Además, el menor número de horas de sol hace que el calor vaya perdiendo intensidad, en contraposición al progresivo refrescamiento de las noches.

El refranero recoge con un refrán y un contrarrefrán las dos caras que muestra el tiempo de finales de agosto. Ambos son conocidos y muy parecidos en su construcción. "Agosto, frío en el rostro" alude a la atenuación del calor, especialmente durante las noches, mientras que "Agosto, fríe el rostro" indica que agosto es uno de los meses más cálidos del año, e incluso cuando las noches son frescas pasamos intenso calor durante las horas centrales del día. Sea de una manera o de otra, a finales de agosto el verano va tocando a su fin.