StoreWindows10

Grecia: inundaciones catastróficas y, ahora, un Medicane

La región griega de Ática ayer vivió una auténtica catástrofe debido a las lluvias torrenciales. Han fallecido al menos 15 personas, se han destruido cerca de 500 casas y 300 coches han sido arrastrados por la avenida. Y ahora se está formando un Medicane.

Juan José Villena Juan José Villena 16 Nov 2017 - 17:20 UTC
Mandra
Efectos de la avenida en Mandra, Grecia. Foto de EPT @ERTsocial

En las últimas 48 horas las tormentas han tomado el litoral de Grecia, con lluvias torrenciales que han arrollado todo a su paso en la región de Ática. “Todo está perdido. El desastre es bíblico”, ha declarado hoy la alcaldesa de Mandra, Yianna Krikouki, a la emisora estatal ERT.

Mandra es una localidad de cerca de 13.000 habitantes que está encallada entre riscos de piedra, torrentes y desniveles, a pesar de su cercanía a la costa. Poco después de las 3 de la madrugada de ayer, este municipio vivió un aguacero colosal que convirtió las calles en ríos de forma súbita.  

El chaparrón provocó una rápida crecida del caudal de los barrancos. Casas, árboles y coches fueron arrastrados por una ola de lodo y desprendimientos de las montañas cercanas. Entre las aguas han perecido al menos 15 vecinos, muchos de ellos de edad avanzada que se vieron sorprendidos por la avenida en sus propios domicilios. Según los medios locales, hoy aún hay 6 personas desaparecidas y 12 hospitalizadas con heridas de diversa consideración.

Los daños son innumerables en Mandra y, también, en Peranos. Se considera que la crecida ha destruido cerca de 500 casas y locales comerciales, y que se ha llevado por delante alrededor de 300 automóviles. Además, de dejar multitud de calles y carreteras impracticables.

Mandra
Efectos de la avenida en Mandra, Grecia. Foto de EPT @ERTsocial

Los primeros técnicos que han llegado a Ática para evaluar la catástrofe coinciden en que se han dado las condiciones necesarias, naturales y humanas, para que se produjera el siniestro: lluvias torrenciales y una deficiente planificación urbanística.  

Efthimios Lekkas, profesor del Departamento de Geología de la Universidad Nacional de Atenas, ha declarado a la radio griega ICM que no existía un plan para la construcción segura. “Hay grandes gradientes morfológicos, torrentes sin capacidad para reconducir las cargas hidráulicas y suelo erosionable”. Lekkas, además, se ha mostrado especialmente crítico con la urbanización en la desembocadura de los barrancos, “se ha obstruido la línea de costa cuando debería estar vacía”.  

Se podría estar formando un Medicane

En las próximas horas el tiempo continuará revuelto en Grecia. La BFA se está topando con una zona de menor cizalladura y, en torno al núcleo frío, empieza a organizarse la convección. Los cumulonimbos están formando una espiral característica de los ciclones tropicales. Entre esta tarde y la próxima noche se podría acabar formando un Medicane (mediterranean hurricane) que, a pesar del nombre y la forma, tiene poco que ver con sus primos lejanos.  

Con ojo, o no, este centro de bajas presiones se mantendrá unas cuantas horas frente a las costas de Grecia, enviando frentes nubosos muy activos. El modelo europeo de predicción anticipa acumulados superiores a los 100mm en áreas del sureste de Italia y en terreno heleno hasta el mediodía del sábado. 

Publicidad